Skip to main content

Las prácticas no laborales y la prevención de riesgos

By 27 marzo, 2017abril 3rd, 2017Prevención

Lo relevante, en las prácticas no laborales no es si los estudiantes están integrados o no en el Sistema de Seguridad Social, sino si realizan o no su actividad en centros de trabajo en los que interactúan con trabajadores por cuenta ajena ordinarios y sujetos a los mismos riesgos que ellos, ya que estos trabajadores por cuenta ajena sí pueden ver agravados los riesgos correspondientes a su actividad ordinaria por la presencia de personal en prácticas en el centro de trabajo.

Esta realidad hace que las empresas deban evaluar correctamente el impacto que puede suponer en la seguridad y la salud de los trabajadores la presencia de estudiantes/becarios, realizando tareas que pueden catalogarse como laborales sin que nadie asuma la posición ni las obligaciones del empleador. De hecho, en la evaluación de riesgos debería establecerse claramente cuáles son las tareas a las que los estudiantes/becarios deben circunscribirse y en qué condiciones deben realizarlas para que no supongan un riesgo para el resto de trabajadores de la empresa.

En este sentido, la figura del tutor no sólo constituye un requisito formativo sino también una exigencia en materia de prevención de riesgos laborales como medida preventiva principal. Incluso en la evaluación de los puestos de trabajo que interactúen con estudiantes/becarios debe evaluarse el riesgo y prever medidas para evitarlo o reducirlo al mínimo.

Por supuesto, además, deberán adoptarse respecto al estudiante/becario todas las medidas preventivas ordinarias cuya omisión pueda provocar un accidente que afecte no sólo al estudiante/becario, sino también a cualquiera de los trabajadores presentes en el centro, incluido el tutor.

Por ello, podemos concluir que, se deberá exigir a las empresas que actúan como centros de adscripción de estudiantes/becarios la aplicación de toda la normativa de prevención de riesgos laborales respecto a éstos, pero no sólo con la finalidad de evitar reclamaciones civiles con base en el neminen laedere, sino como obligación laboral preventiva respecto del resto de sus trabajadores.