La niña Sasaki y la leyenda de las mil grullas

Monumento a la Paz de los Niños, Hiroshima.
Pedro López, director de Personas en ASPY

Pedro López, director de Personas en ASPY

El pasado sábado día 15 de febrero se celebró el Día Internacional del Cáncer Infantil, la jornada anual para la concienciación sobre esta enfermedad y de apoyo a los niños y familias del mundo que la padecen. El objetivo de esta sensibilización es conseguir que todos ellos accedan a un diagnóstico y a un tratamiento que permita aumentar su esperanza de vida y la supervivencia de los pequeños con esta enfermedad.

En ASPY queremos aportar nuestro granito de arena compartiendo una conmovedora historia, la de la pequeña niña japonesa Sadako Sasiki. Una historia impactante que trascendió los límites de Japón y se ha convertido en una verdadera lección de vida.

 

Una leyenda para la esperanza

Sasaki nació en enero de 1943 y vivía con su familia en la ciudad de Hiroshima. Solo tenía dos años cuando la bomba atómica explotó a menos de 2 Km de su casa. Sasaki y su madre fueron afectadas por la onda expansiva y la posterior «lluvia negra», pero ambas sobrevivieron sin lesiones aparentes.

A los once años de edad, Sasaki desarrolló una leucemia, «la enfermedad de la bomba atómica», como decía su madre. A los 12 años fue hospitalizada y su pronóstico, terrible, le auguraba como un máximo un año de vida.

En el hospital, compartió habitación con una mujer llamada Chizuko, también afectada de cáncer, quien le explicó la historia de «las mil grullas de origami», la leyenda japonesa que explica que quien lograse hacer mil grullas de papel podría pedirle cualquier deseo a los dioses. En ese momento la pequeña se propuso conseguir esta meta, con la esperanza de recuperarse de su enfermedad, y pedir que no hubiesen más guerras.

A pesar de que su familia no podía comprar todos los papeles necesarios, Sadako continuó haciendo grullas de origami con otros materiales, como envoltorios de medicina y papel de regalo. “Era una niña tan alegre que iluminaba la habitación donde se encontraba», contaron los que la conocieron.

Pasó por tanto sufrimiento al final, que no solo tuvo que soportar el dolor físico y la tensión emocional de estar enferma, sino que la situación financiera de su familia le impidió obtener el tratamiento necesario. Su hermano recordó que «esta niña de 12 años mantuvo todos sus problemas dentro de su corazón y soportó el dolor en su interior».

Lamentablemente, esta no es una historia feliz, la niña falleció a los 12 años, en octubre de 1955, antes de conseguir llegar a las mil grullas. Llevaba 644 cuando no pudo continuar. Chizuko y sus amigos se encargaron entonces de terminar su labor y doblar las grullas restantes, para al final, pedir el deseo de la paz en el mundo por ella.

Sus amigos, compañeros de escuela y familiares hicieron grullas también para enterrarlas junto a ella, y así empezó el relato que nos lleva hasta el día de hoy.

Desde entonces, cada 6 de agosto (fecha de la explosión nuclear) llegan a Hiroshima grullas de papel desde todo el mundo, que se depositan en el Monumento a la Paz de los Niños, dedicado a Sadako, con la esperanza de conseguir su deseo de paz en el mundo.

Desde ASPY creemos firmemente en la fortaleza de estos pequeños. Estamos convencidos de sus «superpoderes», capaces de iluminarnos y darnos esperanzas cada día.

Entre los compañeros solemos decir: «Yo trabajo en ASPY, ¿cuál es tu superpoder?«. Te traslado esta pregunta y, mientras lo decides… te enlazo a este tutorial: ‘Cómo hacer una grulla de Origami» del site www.papelisimo.es, con el que esperamos que tú también te sumes el próximo 6 de agosto.

Juntos venceremos al cáncer infantil, acompañemos a estos valientes luchadores. Colabora con las asociaciones españolas de ayuda a las familias de niños con cáncer:

Federación Española de Padres y Madres de Niños con Cáncer
Fundación Aladina
AECC (Asociación Española Contra el Cáncer)
Fundación Caico
Niños contra el Cáncer
Cris contra el Cáncer
Asociación Pablo Ugarte (Uno entre Cien Mil)
GEPAC (Grupo Español de Pacientes con Cáncer)
Asociación Nen de Familiares y Amigos de Pacientes con Neuroblastoma