Conductora usando el móvil al volante

El uso del móvil al volante, la infracción más cometida por los conductores

El uso del teléfono móvil durante la conducción conlleva un riesgo equiparable a conducir bajo los efectos del alcohol.

 

José Ignacio Gómez Rivas
Técnico en PRL | ASPY Coslada

El teléfono móvil es uno de los factores más importante en lo que a distracción se refiere ante el volante. Actualizar el perfil en redes sociales, chatear a través de herramientas como WhatsApp o consultar el correo electrónico se han convertido en comportamientos habituales de algunos conductores; sin embargo, no son los únicos. Por ejemplo, utilizar el móvil mientras se está detenido en un semáforo en rojo provoca estrés y falta de concentración, dos factores muy perjudiciales cuando estamos conduciendo un vehículo.

Más datos que avalan el peligro de usar el móvil durante la conducción es que, por ejemplo, en mandar un Whatsapp se emplean 20 segundos y se recorren 600 metros sin mirar a la carretera, respondiendo a una llamada se pueden recorrer 266 metros en tan solo 8 segundos… (DGT ‘Usar el whatsapp dispara un 134% el riesgo de accidente’) Unos segundos que pueden provocar un atropellamiento mortal.

Según la Foundation for Traffic Safety (Asociación Americana de Automovilismo) usar el móvil para mandar mensajes implica las tres formas de distracción existentes: la distracción visual, mientras los ojos van leyendo la pantalla; la distracción cognitiva, la mente está ocupada elaborando el mensaje y la distracción manual, los dedos van tecleando las letras o botones.

Mirar la pantalla del teléfono hace además que no percibamos el 40% de las señales y que no prestemos la atención necesaria al resto de usuarios de la vía: conductores, peatones, ciclistas, etc. En definitiva, aumenta en más de un 20% el riesgo de sufrir un accidente con lesiones graves o mortales según recogen diversos informes la DGT. También hay que evitar hablar por teléfono con manos libres mientras conducimos. Sólo se recomienda para conversaciones urgentes de corta duración.

La DGT endurece la normativa de tráfico

Según datos de la DGT, las distracciones al volante se cobran la vida de más 300 personas al año en nuestro país.

Con el objetivo de reducir en un 50% los fallecidos y heridos graves en la próxima década y siguiendo las recomendación de la Organización Mundial de la Salud- el año 2019 se cerró en España con 1.755 fallecidos por siniestro vial- la DGT ha endurecido recientemente la normativa de tráfico incluyendo las sanciones relativas al uso del teléfono móvil durante la conducción. Ahora si sujetas con la mano algún dispositivo de telefonía móvil te quitarán 6 puntos (en lugar de 3) del carnet de conducir por puntos, manteniendo la multa de 200 euros.

Para usar el móvil dentro del coche sin riesgo de ser multados se debería colocar en el salpicadero, de este modo no sería objeto de denuncia, siempre que se utilice para ello un soporte homologado y no se manipule durante la conducción. Desde la DGT insisten en siempre aprovechar una parada o un estacionamiento en una zona segura, para manipular el dispositivo a voluntad.

Hay que recordar que mientras esperamos en un semáforo o en un atasco, desde un punto de vista legal no estamos parados o estacionados sino detenidos, y en esas circunstancias sí que nos podrían multar por utilizar el móvil. Y a partir de este año, simplemente por llevarlo en la mano.

La OMS calcula que se pierden unas 3500 vidas al día en accidentes de tráfico en todo el mundo.